"2018 ha sido un año muy oscuro en la República Dominicana", según derechos humanos

"2018 ha sido un año muy oscuro en la República Dominicana", según derechos humanos

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Manuel María Mercedes, calificó el 2018, como un año “negro”, por las malas decisiones judiciales en la República Dominicana.

“La mayoría de las muertes se han registrado sobre todo entre la juventud. Jóvenes definidos como antisociales, en los medios de comunicación, caen todas las semanas víctimas de supuestos intercambios de disparos”, apunta María Mercedes.

Lamentablemente,  cuando se da algún paso hacia adelante, en otro renglón se registran retrocesos de tal magnitud que ese avance pasa desapercibido. Tantos  son los aspectos de la vida de las y los dominicanos en los que se registran violaciones de los derechos humanos, tanto civiles y políticos, que económicos, sociales y culturales, que simplemente ese país a veces da la impresión que habría que refundarlo otra vez. Podemos decir que el Estado Social y Democrático de Derecho en la República Dominicana está gravemente afectado.

Sí. Probablemente nunca como hoy el Poder Judicial ha tenido tanto índice de desconfianza. Como ciudadanos hoy en día nos sentimos huérfanos de la justicia. Y eso, sobre todo, contribuye a los niveles de corrupción que hoy día vivimos.

La CNDH entiende que probablemente hay pocos  dominicanos que puedan decirse convencidos de que el juicio instrumentado por la Procuraduría General de la República en el caso Odebrecht  haya sido un juicio que realmente haya tenido pretensiones de justicia.

Lamentablemente tenemos muchos otros récords negativos. Nos destacamos en las posiciones más bajas de las clasificaciones mundiales en varios renglones: somos el país con más altos índices de feminicidios de la región, entre los  pocos a nivel mundial donde el aborto es ilegal en todas sus formas, somos el país con el más bajo nivel  en educación de la región.

Los dominicanos estamos desarrollando psicopatías y actitudes insanas por el hecho de tener que lidiar a diario con la inseguridad en la que vivimos. La inseguridad ha alcanzado niveles tan altos en nuestro país que ya es difícil identificar zonas más seguras y zonas menos seguras. Los dominicanos en su país no se sienten seguros en ningún lugar.

Sacar un celular en la calle, cosa común y corriente en otros países, es ya imposible, so pena de un atraco a mano armada; a los semáforos miramos la ventanilla casi asustados esperando que la luz se ponga verde lo antes posible; de noche no nos paramos a los semáforos poniendo en riesgo nuestras vidas; cuando nos para una patrulla de la Policía Nacional casi nadie se siente seguro ya que hemos perdido totalmente la confianza en esta institución, la cual en lugar de velar por nuestra seguridad, la mayoría de las veces se pone del lado equivocado de la ley.

Comentarios